El Arbol De La Vida Pio Baroja

Huyendo de ese ambiente, Andrés empieza a catalogar y leer, con esfuerzo, libros de filosofía de Kant y Schopenhauer, entre otros muchos. No comparte su estudio de esas obras con nadie, salvo con su amigo Sañudo del centro, del que asimismo va alejandose por su excesiva pasión por la música, que Andrés no comparte ni entiende. Le acompaña a cafés donde se interpreta música, pero en el final Andrés huyo de ese ámbito, frencuentado asimismo por gente de mal vivir y que considera arriesgado. Comienza a visitar a su amigo Fermín Ibarra, acostado de manera permanente con artritis.

el arbol de la vida pio baroja

(Atrayente la radiografía que hace Baroja de esa España profunda, es idéntica a la España de hace pocos años, sobre todo de la España franquista años después). Luisito está mejor, va progresando si bien ocasionalmente tiene ligeras fiebres, se define su vida como muy higienica. Andres ha acabado de sacarse la licenciatura y ha estudiado como jamás antes. El padre se mudo a Valencia, al paso que los otros 2 hermanos se quedaron en Madrid.

Capítulo Ix: La Mujer Del Tío Garrota

Pero la visión de la realidad española se composición más adelante en la oposición campo/ciudad. En los personajes secundarios, la figura —en la mayoría de los casos— se nos ofrece llevada a cabo al fin y al cabo. Se trata de bocetos vigorosos, de trazos tanto más veloces cuanto mucho más episódico es el personaje, y cargados las más ocasiones de un sentido satírico —de manera frecuente feroz—, si bien a veces impregnados de ternura o de compasión. Sin embargo, no es menos cierto que esa composición no encorseta el relato; se sigue observando que el hilo narrativo va devanándose con gran independencia y entrelazándose con multitud de anécdotas laterales, con los elementos mucho más heterogéneos en apariencia.

De mañana, Andrés se baja en una estación próxima a Alcolea y coge un coche para allá. Andrés es huérfano de madre, Fermina Iturrioz, que le dejó un enorme vacío. Ha convivido con su padre, Pedro Hurtado, déspota, egoista y controlador, de espíritu aristocrático y apasionado del lujo. Andrés experimenta un enorme cariño por Luisito, y tiene en buena cuenta a Pedro y Margarita, pero no es compatible a Pedro y odia a su padre, con el que choca todo el tiempo.

Las influencias serían la increíble mala relación con su padre, la relación indiferente con sus hermanos y la desaparición de su madre. Andrés se presenta como un joven republicano, enemigo de la burguesía, partidario de los escritores naturalistas y entusiastas de Espronceda. Se queja que la mayor parte de sus compañeros provincianos que solo van a la universidad a divertirse y perseguir mujeres, no a aprender realmente. Pronto se defrauda tanto de estudiantes como profesores a los que critica. Se protesta de la mala situación de españa al indicar el cambio de medicina a la facultad de arquitectura.

Alcanzaba que uno afirmara una cosa para que el otro tomara la situación contraria. Importancia de las especificaciones impresionistas de panoramas (pueblecito valenciano, casa de sus tíos, huerto, luz, calor asfixiante de Alcolea) y entornos urbanos . El primer periódico donde probó a escribir fue El Ideal, propiedad del comandante Prieto; tenía que ver con un periódico de corte republicano y lo hizo sin firmar. Tras este breve intento periodístico pasó a colaborar en La Justicia de Nicolás Salmerón.

Formación Académica[editar]

En las visitas a Lulú charlaban durante largos ratos de prácticamente cualquier cosa, pues Lulú proseguía igual de crítica con todo lo que se le ocurría. En una de estas asambleas comenzaron a charlar del tema del amor, y la conversación acabó con la iniciativa de matrimonio de Andrés a Lulú. Ésta le confesó asimismo su amor y eligieron pasar el resto de sus vidas juntos.

Julio, Muy Hábil, No Estudiaba Prácticamente Nada; Pero Aprobaba Siempre Y En Todo Momento Aracil Era Un Tanto Petulante

Confiesa, en fin, Baroja que sus proyectos «no quieren evaluar una tesis». Es cierto, pero eso no quiere decir que de ellas no se desprenda una concepción de la vida —como ya hemos dicho y como se verá leyendo El árbol de la ciencia—. Aun es frecuente que se intercalen en la acción disquisiciones en las que se barajan ideas de índole variadísima, pero siempre introduces en la experiencia escencial de un personaje. Sigue una etapa de intensa tarea (aparte de múltiples viajes por España, Francia, Inglaterra, Italia).

A quién no es compatible a un joven reaccionario que frecuenta el casino, hijo del usurero del pueblo, que no hace más que alardear de culto, cuando de todos modos es un estúpido, incapaz de decir nada serio. Así nos encontramos con un joven estudiante de medicina en La capital española que va conociendo la vida mediante la pobreza ética de su tiempo. Escribe la verdad política de estos primeros años del siglo XX dedicando particular atención a las ideas ácratas que siempre y en todo momento salpican su obra.